¿Y si la culpa de su hipertensión la tiene su forma de cocinar la carne y el pescado?



Consumir más de 15 veces al mes carnes y pescados que han sido cocinados a la parrilla o sometidos a altas temperaturas de cocción, aumenta en un 17% el riesgo de hipertensión.

Estas son las conclusiones de un amplio estudio(1) que ha contado con casi 33.000 mujeres y 54.000 hombres, todos ellos sanos, y que se desarrolló entre los años 1996 y 2012. Al final de este período, 37.123 de los participantes tenían hipertensión.

De este modo se comprobó que el elevado consumo de alimentos de origen animal cocinados a altas temperaturas está asociado con un 17% más de riesgo de sufrir hipertensión, en comparación con el de aquellas personas que siguen un bajo consumo de este tipo de alimentos (menos de 4 veces al mes).

Y es que cuando los alimentos son sometidos a altas temperaturas o se preparan a la parrilla sufren alteraciones que, como se sabía, provocan la formación de sustancias potencialmente cancerígenas, y que ahora además se ha confirmado que aumentan el riesgo de hipertensión.

Fuentes:

1. Liu G.: “Meat Cooking Methods and Risk of Hypertension: Results From Three Prospective Cohort Studies”. American Heart Association Epidemiology and Prevention – Lifestyle and Cardiometabolic Health. Nueva Orleans. 2018.

La entrada ¿Y si la culpa de su hipertensión la tiene su forma de cocinar la carne y el pescado? aparece primero en Salud Nutrición Bienestar.



Source link

Deja un comentario

Share This
A %d blogueros les gusta esto: