El Grupo de Lima exigió al régimen de Maduro un nuevo calendario electoral y un "corredor humanitario"



El Grupo de Lima (@enpaiszeta)El Grupo de Lima exigió este martes al gobierno de Venezuela que cambie el calendario electoral y que permita abrir un “corredor humanitario” para enfrentar el desabastecimiento de alimentos, tras una reunión de cancilleres que rechazó a la convocatoria a comicios anticipados en ese país.

Además, Perú pidió al presidente venezolano Nicolás Maduro que desista de concurrir a la Cumbre de las Américas en Lima en abril, afirmando que su presencia “no será bienvenida en dicho encuentro”.

“Esta VIII Cumbre será un éxito con la presencia y respaldo de los demás presidentes de las Américas”, escribió el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski en Twitter.

Los 14 países del Grupo “exhortan al gobierno de Venezuela a que reconsidere la convocatoria de las elecciones presidenciales y presente un nuevo calendario electoral”, dijo el Grupo al término de un cónclave de casi siete horas en Lima, en una declaración conjunta leída por la canciller anfitriona, Cayetana Aljovín.

No puede haber elecciones libres y justas con presos políticos, sin la plena participación de los partidos políticos y líderes detenidos o inhabilitados arbitrariamente“, indica la declaración.

Corredor humanitario 

Los 14 países también “exhortan al gobierno de Venezuela a que permita sin demora la apertura de un corredor humanitario que ayude a mitigar los graves efectos del desabastecimiento de alimentos y medicinas”, dice el texto.

No puede haber elecciones libres y justas con presos políticos

“Frente al incremento del éxodo de miles de venezolanos que huyen de la grave crisis que se vive en ese país, (los cancilleres del Grupo) acuerdan coordinar esfuerzos para afrontar de una manera ordenada, solidaria y segura esa situación”, añade.

La canciller colombiana, María Ángela Holguín, dijo que la comunidad internacional está lista para “apoyar un canal humanitario” para Venezuela. Además, negó que Bogotá planee una intervención militar en el país vecino, como han afirmado funcionarios venezolanos.

Tenemos suficientes problemas en Colombia (…), para pensar en una intervención militar en Venezuela. Jamás lo hemos pensado“, expresó Holguín.

María Ángela Holguín, canciller colombiana (EFE)

Por su parte, la canciller de Canadá, Chrystia Freeland, dijo que desde la reunión del grupo en Santiago el 23 de enero “la crisis en Venezuela ha empeorado”.

La situación en Venezuela ha estado marcada por una aguda pugna entre el gobierno chavista de Nicolás Maduro y la oposición desde que ésta ganó el control del Congreso en diciembre de 2015.

Tenemos suficientes problemas en Colombia, para pensar en una intervención militar en Venezuela

Maduro, elegido por estrecho margen hace cinco años tras el deceso del mandatario Hugo Chávez (1999-2013), aspira a ser reelegido en los comicios de abril, convocados luego del fracaso de una negociación entre su gobierno y la oposición para acordar las condiciones del proceso.

La oposición venezolana, agrupada en la Mesa de Unidad Democrática (MUD), aún no ha decidido si participará en los comicios, que fueron adelantados por decisión de la oficialista Asamblea Constituyente que impulsó Maduro en respuesta a las protestas de 2017 y que rige en el país como poder absoluto.

Petición de la ex fiscal general

Los cancilleres también tomaron nota de una comunicación de la destituida fiscal general venezolana, Luisa Ortega, una chavista devenida en crítica de Maduro y ahora exiliada.

Ortega puso a disposición del Grupo de Lima las pruebas que acompañaron su denuncia ante la Corte Penal Internacional para que soliciten “una investigación formal por crímenes de lesa humanidad en Venezuela” en el marco de las protestas de 2017, que culminaron con al menos 125 muertos.

La destituida fiscal general de Venezuela Luisa Ortega Díaz

El régimen de Maduro y la oposición, que denunció una “salvaje represión” de militares y policías, se responsabilizaron mutuamente por la violencia.

El 23 de enero, el Grupo de Lima había rechazado la decisión unilateral de la oficialista Asamblea Constituyente venezolana, que rige con plenos poderes, de adelantar los comicios, que generalmente se efectuaban a finales de año.

El adelanto de los comicios también fue condenado por Washington. El jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, efectuó la semana pasada una gira por América Latina que estuvo dedicada en buena medida a la situación venezolana.

En su visita a Perú, Tillerson elogió las gestiones del Grupo de Lima en la búsqueda de una salida a la crisis en Venezuela.

Los cancilleres también analizaron un informe sobre Venezuela presentado el lunes en Washington por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que expresó su “profunda preocupación” por la “respuesta represiva, arbitraria y contraria a derechos humanos” del gobierno a la oleada de movilizaciones en su contra.

Surgido en agosto de 2017 para abordar la crisis venezolana, el grupo de Lima fue creado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú.

Originalmente de 12 países, el Grupo ahora tiene 14 miembros, tras las adhesiones de Santa Lucía y Guyana. En la cita de este martes también participó por videoconferencia la vicecanciller de Jamaica, Marcia Gilbert Roberts, aunque su país no integra formalmente el grupo.

A continuación, la declaración completa del Grupo de Lima:

Los Cancilleres y representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, frente a la decisión adoptada por el Consejo Nacional Electoral de Venezuela de convocar unilateralmente a elecciones presidenciales para el 22 de abril de 2018, sin haber alcanzado un acuerdo con la oposición, tal como se había comprometido el Gobierno, y, en concordancia con su Declaración del 23 de enero último, expresan lo siguiente:

1) Su más firme rechazo a dicha decisión, que imposibilita la realización de elecciones presidenciales democráticas, transparentes y creíbles, con la participación de todos los actores políticos venezolanos, con observación y estándares internacionales, y reiteran que unas elecciones que no cumplan con esas condiciones carecerán de toda legitimidad y credibilidad.

2) Exhortan al Gobierno de Venezuela a que reconsidere la convocatoria de las elecciones presidenciales de conformidad con lo señalado en el párrafo anterior y, apegándose a su propia normatividad, presente un nuevo calendario electoral.

3) Subrayan que no puede haber elecciones libres y justas con presos políticos, sin la plena participación de los partidos políticos y líderes detenidos o inhabilitados arbitrariamente, con una autoridad electoral bajo el control del Gobierno, sin la participación de millones de venezolanos en el extranjero imposibilitados de votar, convocada originalmente por la asamblea constituyente, órgano carente de legitimidad y legalidad, cuya existencia y decisiones no reconocemos.

4) Toman nota del informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos “Institucionalidad democrática, estado de derecho y derechos humanos en Venezuela”, que documenta el serio deterioro de la vigencia de los derechos humanos y la grave crisis política, económica y social que atraviesa Venezuela.

5) Toman nota de la decisión comunicada por la Fiscal General de la Corte Penal Internacional de conducir un examen preliminar sobre la situación en Venezuela sobre crímenes de lesa humanidad ocurridos en las protestas de 2017.

6) Ante el continuo y grave deterioro de las instituciones democráticas en Venezuela, y basándose en la Declaración de Quebec, adoptada en la III Cumbre de las Américas, en 2001, que a la letra dice “cualquier alteración o ruptura inconstitucional del orden democrático en un Estado del Hemisferio constituye un obstáculo insuperable para la participación del Gobierno de dicho Estado en el proceso de Cumbres de las Américas”, el Gobierno del Perú ha decidido reconsiderar la participación del Gobierno de Venezuela en la VIII Cumbre de las Américas, en Lima. Los miembros del Grupo de Lima respetamos esta decisión.

7) Reiteran su preocupación por el creciente deterioro de la situación humanitaria y exhortan al Gobierno de Venezuela a que permita sin demora la apertura de un corredor humanitario que ayude a mitigar los graves efectos del desabastecimiento de alimentos y medicinas.

8) Frente al incremento del éxodo de miles de venezolanos que huyen de la grave crisis que se vive en ese país, acuerdan coordinar esfuerzos para afrontar de una manera ordenada, solidaria y segura esta difícil situación.

9) Su reconocimiento a la labor y esfuerzos desplegados por Chile y México, en su participación para alcanzar un acuerdo entre las Partes, en la negociación promovida por la República Dominicana.

LEA MÁS:

Borges acusó a Maduro de querer “imponer un resultado fraudulento” en las elecciones





Source link

Deja un comentario

Share This
A %d blogueros les gusta esto: